La buena alimentación es el mejor seguro de vida

anemia-dieta

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación que celebramos el pasado miércoles, dedicamos este post a la importancia de llenar el estómago de forma inteligente para asegurar tu bienestar.

Es aquí donde entra en juego saber cocinar. Además de un arte es, –para quién le guste y no lo haga con presiones o estrés–, un placer del que podemos obtener múltiples beneficios.

Dejarse llevar entre fogones no solo ayuda a desarrollar tu creatividad, despejar tu mente y relajar tus sentidos… ¡Es una manera de cuidarse, tanto psicológica como físicamente!

Y es que realizar recetas en las que la salud y el sabor se fusionen a la perfección, se convierte en una tarea que debe conocerse en profundidad para que nuestra salud lo agradezca.

Mens sana, in corpore sano

 La alimentación es un elemento central en nuestras vidas, y no solo por las razones fisiológicas más obvias. La preparación y el consumo de los alimentos son una actividad que a lo largo de la evolución de la especie humana se ha investido de distintas connotaciones.

Seguro que conoces la famosa cita de origen romano Mens sana in corpore sano. Y es que para estar saludables a nivel mental, el cuerpo es una parte esencial. Desgraciadamente en la sociedad actual, vivimos a toda velocidad, lo que nos obliga, muchas veces, por falta de tiempo, a comer productos llenos de conservantes y alejados de lo que se considera una llevar una dieta saludable.

Desde hace siglos, profesionales de la nutrición, de la gastronomía y la psicología han centrado sus estudios en la importancia de la alimentación sana como método infalible para la mejora de nuestro físico e intelecto.

Y es que la cocina es la mejor herramienta para alcanzar una vida más saludable.

Según los estudios realizados sobre la posibilidad de guardar relación el tener habilidades culinarias con gozar de una buena salud, todo apunta a que sí podría haber una relación convincente entre el conocimiento culinario de una persona y su forma de alimentarse.

Parece que el saber cocinar podría ayudar a cumplir a diario y de forma más efectiva las guías y recomendaciones sobre alimentación saludable. Por tanto, el que nos impliquemos más en la cocina y que lo fomentemos también entre nuestros hijos, es un buen consejo que podría beneficiarnos, a todos, en el terreno de la salud.

Técnica, formación, constancia y cariño

Para cocinar sano resulta imprescindible tener como ingredientes la técnica, la constancia y los conocimientos culinarios necesarios para que las recetas se traduzcan en beneficios para ti y los tuyos..

En Emoción en Ebullición nos basamos en la enseñanza de recetas sabrosas y nutritivas en las que los diferentes grupos de alimentos: (fruta, verduras, cereales integrales, carnes magras, huevos, pescados o legumbres, etc) sean una constante en el menú semanal de nuestros alumnos.

Tanto recetas tradicionales como aquellas en las que la innovación y la creatividad entran en juego, están elaboradas con productos frescos y nutritivos, siguiendo así la estela de la dieta que nos define.

Y es que, no debemos olvidar que nos encontramos en un país afortunado, donde la base de nuestra tradición radica en la dieta mediterránea, que es, sin lugar a dudas, la más saludable.

Porque, como bien dijo Hipócrates “Deja que los alimentos sean tu medicina y que la medicina sea tu  alimento” Sin duda, éste es el mejor seguro de vida que puedes tener.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba