La emoción también se cocina en Badajoz

f3b2c4e3-133f-4b75-a57d-2a9a4b794f05

Su calidad de vida y su dinamismo. Su historia, su mezcla de culturas, y su cercanía con Portugal… La jovialidad de su gente, su rápida adaptación a los tiempos que corren… Su arte, su sabor… Badajoz es una ciudad atractiva para vivir.

Cada vez son más los empresarios que quedan prendados de las múltiples cualidades, que hacen de éste uno de los municipios de Extremadura más queridos por los turistas y por los que hemos decidido vivir en esta tierra. “Forasteros” como yo, que han puesto el ojo en esta región, saben muy bien el cariño que quiero transmitir a los extremeños a través de estas líneas, porque desde que pisé esta comunidad autónoma me han hecho sentir como en casa.

Por eso, decidí devolver este favor en forma de alegría y aprendizaje, con lo que mejor sé hacer: cocinar. Me siento extremeña de corazón y orgullosa de la región en la que vivimos. Sin duda, Extremadura es un territorio privilegiado, con una materia prima excepcional, con un ingenio increíble y con un perfil que hace de éste un lugar ideal para crecer.

Por eso, hace ya varios años, decidí coger mis bártulos y venir a esta región para montar mi propia escuela de cocina. Tocó primero emprender mi futuro en Cáceres, ciudad que adoro y en la que vivo con mi familia. Durante este tiempo, he conseguido hacerme un hueco en el sector empresarial y conocer a gente verdaderamente increíble.

Ahora, con más sabiduría y experiencia, toca crear un nuevo camino en Badajoz, la ciudad de la ilusión y del emprendimiento.

Las puertas de Emoción en Ebullición en la capital pacense (sita en Av. Sinforiano Madroñero 9, CC Reina Mercedes, Planta 1ª) están ya abiertas para todo aquel que desee experimentar la cocina de una manera diferente.

Este espacioso establecimiento gastronómico, de estilo provenzal y con el mobiliario más sofisticado, provoca un sentimiento de confort que genera, a quien la conoce, verdadero bienestar.

Porque vivir todo aquello que genere felicidad es lo esencial de la vida. Y en esta escuela, como en Extremadura, la emoción se siente a raudales.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba