Estofado de setas con patatas: trabajando la perseverancia

El arte de la cocina nos enseña no solo a combinar sabores, sino también a trabajar habilidades como la paciencia y perseverancia necesarias para conseguir platos realmente excepcionales. El estofado de setas con patatas es un perfecto ejemplo de esta filosofía culinaria. Es una receta que demanda tiempo y dedicación, pero cada minuto invertido en el proceso será recompensado un plato reconfortante y lleno de sabor, capaz de combinar la textura suave de las setas con la cremosidad de las patatas.

Cómo preparar un estofado de setas con patatas

Ingredientes:

  • 500 g de setas frescas (puedes usar champiñones, setas o cualquier variedad de tu preferencia)
  • 4 patatas medianas, peladas y cortadas en trozos
  • 1 cebolla grande, picada
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1 zanahoria, pelada y en rodajas
  • 2 hojas de laurel
  • 1 ramita de tomillo fresco
  • 500 ml de caldo de verduras
  • 200 ml de vino blanco (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Perejil fresco picado para decorar

Instrucciones:

  1. Cultiva la paciencia: Lava suavemente las setas para eliminar cualquier suciedad y córtalas en rodajas o trozos con calma, prestando atención a los detalles.
  2. Sigue con el sofrito de verduras: En una cazuela grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla y el ajo, y con dedicación, sofríelos hasta que estén dorados y fragantes. Añade la zanahoria y continúa cocinando, permitiendo que se caramelicen lentamente.
  3. Observa la fusión de los sabores: Incorpora las setas con calma a la cazuela, permitiendo que se mezclen con las verduras y se impregnen de sus sabores. Luego, agrega las patatas en trozos y mezcla todos los ingredientes con cariño.
  4. Descubre la alquimia de los ingredientes: Ahora es el momento de agregar el líquido mágico que transformará los ingredientes en una sinfonía de sabores. Vierte el caldo de verduras y, si lo deseas, vino blanco. Añade las hojas de laurel y la ramita de tomillo con calma y precisión. Condimenta con sal y pimienta, y siente cómo los aromas se unen poco a poco.
  5. Cocina a fuego lento: Cubre la cazuela y reduce el fuego a bajo. Aquí es donde la paciencia se convierte en una virtud. Permite que el estofado de setas y patatas se cocine a fuego lento, observando cómo los aromas se mezclan y los ingredientes se transforman con el tiempo. Deja que este proceso mágico dure aproximadamente 30-40 minutos, o hasta que las patatas estén tiernas y cocidas.
  6. Finalmente, llega el momento de la recompensa: Retira las hojas de laurel y la ramita de tomillo con delicadeza. Sirve el estofado en platos individuales con calma y espolvorea perejil fresco picado por encima como una dulce decoración. Cada bocado será un recordatorio de que la espera valió la pena.

Puedes acompañarlo con pan crujiente o una ensalada fresca. Este plato es perfecto para los días fríos de invierno y te brindará una sensación de calidez y satisfacción con cada cucharada. Además, es un buen ejemplo para entender cómo se puede llevar a la práctica la terapia a través de la cocina. Si te gusta este enfoque y quieres probar más ejercicios culinarios como este, descubre mis talleres de cocina terapéutica.

¡Buen provecho!

estofado-de-setas-con-patatas

Scroll al inicio
WhatsApp Image 2021-11-22 at 13.15.37
Abrir chat
Hola, soy Rebecca. ¡Bienvenido/a a Emoción en Ebullición! ¿Cómo puedo ayudarte? Muchas gracias por contactarme!