ESTOFADO DE RABO DE TORO CON SALSA DE VINO Y PATATA

Con el fin de semana se abre ante ti horas en las que podrás disfrutar de la cocina elaborando recetas tan exquisitas como este estofado de rabo de toro… ¡Porque los guisos de tal calidad merecen ser elaborados con mimo y tiempo!

Ingredientes (para 4 personas):
1,5 kg de rabo de toro o ternera en trozos
1 botella de vino tinto (750 ml)
2 cebollas
3 zanahorias
2 puerros
1 cabeza de ajos
Harina
20 granos de pimienta negra
2 hojas de laurel
1 rama de romero
1 rama de tomillo
4-5 clavos de olor
Aceite de oliva
Sal

-Para acompañar:
300 gramos de crema de patata

Elaboración:
Pide a tu carnicero que trocee el rabo de toro en trozos. Coloca la carne en una cacerola con las cebollas y los puerros limpios cortados en trozos grandes y las zanahorias peladas y cortadas en rodajas gruesas. Pon también la cabeza de ajos partida por la mitad y cubre con el vino. Deja macerar 12 horas y, pasado ese tiempo, saca la carne dejando el resto de ingredientes en la cacerola.
Seca la carne con papel absorbente y asegúrate de que no tiene humedad. Pon al punto de sal y pimienta y espolvorea ligeramente con harina, sacudiendo el exceso. Cubre el fondo de una sartén con aceite de oliva y calienta. Fríe la carne a fuego medio-alto hasta que esté dorada por todas partes. Saca y reserva.
Pon la cacerola que contiene el vino y las verduras a fuego medio, añade los clavos, la pimienta negra, las hojas de laurel, el romero y el tomillo. Deja que cueza unos 10-15 minutos para que se evapore el alcohol. Incorpora la carne, cubre con agua, tapa y cocina a fuego medio-bajo durante unas 3 horas.
Comprueba que la carne está tierna y se despega fácilmente del hueso. Saca, deshuesa la carne y reserva en un recipiente con tapa. Retira las especias y también las verduras y desecha, han absorbido mucha grasa de la carne y no conviene servirlas.
Cuela el caldo y pon de nuevo en la cacerola. Cuece a fuego medio hasta que reduzca quedando un tercio de su volumen, aproximadamente. Traspasa a un recipiente ancho y deja enfriar.
Cuando deje de estar caliente, tapa el recipiente de la salsa y guarda en la nevera. Se formará una capa de grasa en la parte superior y el resto cuajará y se convertirá en gelatina. Retira la grasa con ayuda de una cuchara y desecha. Cuando vayas a montar el plato, pon la salsa en trozos en un cuenco y calienta en el microondas hasta licuar.
Prepara el parmentier de patata y coloca una capa de un dedo de altura en un aro de emplatar. Calienta la carne desmenuzada y coloca sobre la patata. Desmolda con mucho cuidado y riega con la salsa. Sirve bien caliente. Puedes acompañarlo de espárragos trigueros hechos a la plancha.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Ir arriba